Las alas de las hormigas

El verdadero alcance del desastre en Fukushima

tsunamiwaveheight

Es evidente que algo inusual está sucediendo en el Pacífico. Lo que sigue es el testimonio del marino australiano MacFadyen tras un viaje a través del Océano Pacífico desde Osaka a San Francisco. En la mayor parte de ese viaje la desolación estaba teñida de horror nauseabundo y un alto grado de miedo.

Después de dejar Japón, se sentía como si el mar estuviera muerto. Apenas vimos vida. Vimos a una ballena que agonizaba en una especie de balanceo sin poder hacer nada en la superficie, con lo que parecía ser un gran tumor en su cabeza. Fue bastante repugnante. He hecho un montón de kilómetros en el océano en mi vida y yo estoy acostumbrado a ver tortugas, delfines, tiburones y grandes ráfagas de aves que se alimentan. Pero esta vez, en 3.000 millas náuticas no había nada vivo a la vista. En lugar de vida encontré basura en volúmenes sorprendentes. Parte de ello fue la secuela del tsunami que afectó a Japón hace un par de años. La ola llegó sobre la tierra, levantó una carga increíble de cosas y la llevó hacia el mar. Y todavía está por ahí, dondequiera que se mire”.

No debería resultar demasiado difícil documentarte con los muchos artículos y comentarios que circulan en la red sobre lo que está sufriendo la fauna marina del Oceano Pacífico.

Las estrellas de mar

Los científicos están tratando de averiguar lo que está causando que una especie de estrella de mar muera en partes de Puget Sound y de las aguas de de Canadá. Los biólogos del “Seattle Aquarium” Jeff Christiansen y Joel Hollander adecuados en el equipo de buceo en su búsqueda de respuestas. 

“La estrella de mar parece consumirse, se ‘desinfla’ un poco, y luego simplemente se desintegra. Los brazos apenas se desprenden y el disco central se cae a pedazos. El espacio entre aguas de 20 a 50 pies [6 a 15 metros] estaba absolutamente llena de armas, discos orales, pies de tubo, gónadas y branquias … fue un poco escalofriante”.

Las orcas

En un acuario de Vancouver está sonando la alarma sobre cambios “desconcertantes” que han observado en los grupos de orcas que viven de la costa sur de la Columbia Británica. El Dr. Lance Barrett-Lennard dice que teme que los cambios en el ambiente oceánico están provocando un comportamiento extraño y una tasa inusualmente elevada de mortalidad. Barrett-Lennard afirma que las orcas que se encuentran en el mar de Salish entre la isla de Vancouver y el continente han perdido siete matriarcas en los últimos dos años, y que ha notado una falta de vocalizaciones en estos mamíferos normalmente habladores.

Los osos polares

Expertos en vida salvaje están estudiando si la pérdida de piel y heridas abiertas detectadas en nueve osos polares en las últimas semanas se ha generalizado, en relación con incidentes similares entre focas y morsas. Los osos se localizaron cerca de Barrow, Alaska, durante el trabajo de investigación de rutina a lo largo de la costa ártica. Las pruebas mostraron que tenían “alopecia, o pérdida de pelo y otras lesiones de la piel”, dijo el Servicio Geológico de EE.UU. en un comunicado .

El león de mar

Hay una epidemia de muertes del león de mar a lo largo de la costa de California.  En colonias de la isla frente a la costa sur de California, el 45% de las crías nacidas en junio han muerto, dijo Sharon Melin, un biólogo de vida silvestre para el Servicio Nacional de Pesca Marina con sede en Seattle. Normalmente, menos de un tercio de los cachorros morirían. Se ha vuelto tan malo en las últimas dos semanas que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica declararon un “evento de inusual mortalidad”.

El plancton

Los expertos han encontrado altos niveles de Cesio radioactivo 137 en el plancton que vive en las aguas del Océano Pacífico entre Hawai y la costa oeste.

El pescado de consumo

Una de las pruebas en California encontró que 15 de los 15 el atún rojo estaban contaminados con la radiación de Fukushima. Ya en 2012, el Vancouver Sun informó que el cesio-137 fue hallado en un porcentaje muy alto de los peces que Japón se vendía a Canadá:, el 73% de la caballa, el 91% del halibut, el 92% de las sardinas, el 93% del atún y la anguila, el 94% del bacalao y anchoas, el 100% de la carpa, las algas marinas, tiburones y rape.

El salmón rojo

A lo largo de la costa del Pacífico de Canadá y la costa de Alaska, la población de salmón rojo se encuentra en un mínimo histórico. Algo está causando los peces a lo largo de la costa oeste de Canadá sangren por sus branquias, vientres y ojos.

¿Que se nos está ocultando?

La cantidad total de materiales nucleares en el Océano Pacífico está en constante aumento. ¿Es realmente tan descabellado preguntarse si Fukushima podría ser la causa de todo esto?. Según el New York Times, las últimas revisiones de Fukushima contienen “mucho más agua contaminada que antes”. Diariamente 300 toneladas de agua contaminada entran en el Océano Pacífico desde Fukushima y el flujo no se detendrá hasta 2015 como muy pronto, cuando se supone que una pared de hielo alrededor de los reactores dañados pueda ser completada. Ese mismo artículo explica que el Cesio-137 está entrando en el Pacífico a una velocidad que es “cerca de tres veces más alto que el año pasado”. La magnitud de la reciente alza de la radiación y las cantidades de agua subterránea en cuestión han llevado a Michio Aoyama, oceanógrafo de un instituto de investigación del gobierno que es considerado una autoridad en la radiación en el mar, a la conclusión de que el Cesio radiactivo 137 puede ahora ser en el Pacífico de 30 mil millones de bequerelios, o alrededor de tres veces más alta que el año pasado. Se estima que el estroncio 90 puede estar entrando en el Pacífico a una velocidad similar.

El Yodo-131, el Cesio-137 y el Estroncio-90 liberado por Fukushima afectarán a la salud de las personas que viven en el hemisferio norte durante muchos años.

El yodo-131, por ejemplo, puede ingerirse, dando lugar a que se acumulen partículas beta en la glándula tiroides. Se ha reportado que el 40% de los niños de la zona de Fukushima sufre cáncer de tiroides. Los menores en desarrollo pueden sufrir problemas de crecimiento tanto físico como mental. Los adultos pueden presentar una amplia gama de problemas de salud, cáncer incluido.

El Cesio-137 se propaga por todo el cuerpo, pero tiende a acumularse en los músculos. La vida media del estroncio-90 es de unos 29 años y afecta a nuestros huesos.

Se supone que debemos aceptar ciegamente que esto no está teniendo un impacto significativo en el medio ambiente o en nuestra salud. Sin embargo, la vida marina en el Pacífico parece estar muriendo a una velocidad que no tiene precedentes, y los pueblos del mundo tienen derecho a saber la verdad sobre lo que está pasando. Más aún si tenemos en cuenta que existen cientos de centrales nucleares en el mundo y cada año se construyen nuevas de estas aberrantes construcciones que amenazan la vida en el planeta.

¿Por qué se nos oculta?

De difundirse abiertamente en los medios de comunicación masivos la amenaza real que supone la energía nuclear para la vida en el planeta se iniciaría una reacción popular mundial sin precedentes. Las repercusiones que tendría esta difusión podrían hundir, casi con toda seguridad el sistema económico mundial, la industria pesquera se vendría abajo y se exigiría un cambio en el modelo energético mundial que raramente estaría dispuesta a realizar nuestra élite. Por eso no es de extrañar que no recibamos más que falsedad y mentiras por parte de las autoridades y de las agencias de información masiva, en lo referente a este enorme desastre.

youtube=[http://www.youtube.com/watch?v=AOHIv7kffFs]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: