Las alas de las hormigas

La desaparición del dinero en efectivo.

chip

Aaron Russo fue un famoso cineasta angloamericano y un activista político con un amplio reconocimiento social. Su trabajo fue galardonado con un Grammy, un Tony, un Emmy y seis nominaciones a los Oscar. El año 2005 escribió, produjo y dirigió una película documental titulada “América, de la libertad al fascismo” acusando al “Servicio de Impuestos Internos” y al “Sistema de la Reserva Federal” de los EEUU de traición a la ciudadanía. Murió el 24 de Agosto de 2007 a la edad de 64 años, pero antes protagonizó una sorprendente entrevista para el controvertido periodista Alex Jones. La entrevista no tiene desperdicio, en ella hace referencia a los años de amistad que le unieron a Nick Rockefeller.

Cuando postulaba para gobernador de Nevada se acercó a mí, se presentó a sí mismo mediante una abogada y nos hicimos amigos. Solíamos hablar, compartir ideas y pensamientos. Era un hombre muy inteligente y al yo empezar a tener cierta trascendencia popular, él trataba de reclutarme. Venía mucho a mi casa, cenábamos y me contaba sobre inversiones de negocios. Aprendí mucho de él. Once meses antes del 11-S me comentó que iba a haber un acontecimiento y que después íbamos a invadir Afganistán e Irak, tomando los campos de petróleo y estableciendo una base en el Medio Oriente. Todo formaba parte del plan para establecer un Nuevo Orden Mundial gobernado por los poderes bancarios. Y efectivamente el 11-S ocurrió. Y habló de toda esta guerra contra el terror en el cual no hay un verdadero enemigo y todo es un gigantesco fraude. Ellos ponen todas las reglas. Es una economía planeada, una farsa. Le dije ¿cuál es el propósito de todo esto? Tienen todo el dinero del mundo y todo el poder que necesitan ¿cuál es el propósito final?”. Toda la agenda es crear un único gobierno mundial en donde todos tienen un chip RFID implantado bajo la piel. Todo el dinero estará en ese chip. No habrá más efectivo. Con todo tu dinero en la cuenta asociada a ese chip ellos podrán sacar el dinero que quieran y cuando quieran. Si ellos dicen que debes pagar cierto dinero en impuestos sólo tienen que cobrarlo y si eres como yo y protestas contra lo que ellos hacen tan solo apagan tu chip y no tienes nada, no puedes comprar alimento, no puedes hacer nada. Control total. 

Aunque la impresión inicial que puedas llevarte de las palabras de Aaron Russo resulte algo delirante, lo cierto es que el chip RFID (identificación por radio-frecuencia) ya se ha introducido en nuestra sociedad. Muchas multinacionales ya trabajan con él consiguiendo ahorros multimillonarios. El nuevo chip les permite optimizar las ventas, disminuir sus almacenes y ahorrar en personal, además de localizar el robo, la falsificación y la falta de productos en sus tiendas. Ya existen terminales de telefonía móvil que pueden recibir las ondas de los radiochips de su entorno, por ejemplo en vallas publicitarias. Para obtener información de la última película de Hollywood únicamente debes dirigir el terminal hacia una valla publicitaria que tenga un chip RFID integrado en su corazón de papel. El coste de esta tecnología es mínimo, oscilando entre los 5 y los 10 céntimos de dólar. Al ritmo que crece su implantación, en unos años deberíamos encontrarnos rodeados de todo un mundo de enlaces informativos disponibles en prácticamente todos los objetos que nos rodean. El chip RFID subcutáneo lleva tiempo siendo obligatorio en nuestras mascotas. ¿Y en las personas? Muchos países ya llevan integrado un chip RFID en sus documentos de identificación y en sus pasaportes. El Proyecto de Ley sobre la Salud de Obama propone la implantación obligatoria de un chip RFID subcutáneo en todos los estadounidenses con el objetivo de crear un registro nacional de identificación para permitir un “mejor seguimiento de los pacientes”. El departamento de policía de Ciudad de México lo ha implantado en sus oficiales, que ahora usarán el microchip para acceder a las bases de datos de la policía y les permitirá ser localizados en caso de secuestro. También los usan los soldados de algunos ejércitos y se ha empezado a obligar su implantación en los alumnos de algunos centros de educación estadounidenses. Las discotecas “Baja Beach Club” de Barcelona o Rotterdam ya han utilizado un chip subcutáneo para identificar a sus clientes VIP, con el que pagar las bebidas y disfrutar de algunas ventajas. Según los responsables, las primeras ventajas para aquellos que disponen del implante son que pueden olvidarse de llevar el monedero, ya que, con sólo pasar por nuestro lector, sabemos quienes son y de qué saldo disponen, además, también tienen entrada libre y acceso a la zona VIP.

Puede parecerte divertido, pero no es un juego ni una broma. Si pierdes la libertad que te proporciona la moneda en efectivo la vida para ti nunca volverá a ser lo mismo, piénsalo. El registro individual que poseería la élite sobre tu vida sería total. Registrarían todos tus movimientos, horarios y costumbres. Dónde vas y qué haces, lo que vendes y lo que compras, tus patrones de conducta y tus posibles adicciones, con quién te relacionas y de qué manera. Lo sabrían todo y lo sabrían al detalle, no tendrías secretos. Si un único gobierno mundial, a través de un solo banco mundial, maneja una sola moneda mundial y el único soporte existente de esta moneda es electrónico e inseparable de tu propio cuerpo, ¿en qué te conviertes? Parece ciencia ficción pero miles de personas ya han sido implantadas con chips RFID de la empresa VeriChip. La empresa identifica a 45 millones de clientes sólo en EEUU como su público objetivo, comenzando con enfermos de alzheimer y pacientes con diabetes. La corporación Applied Digital Solutions (propietaria de VeriChip) propone su chip unique under-the-skin format (formato único bajo-la-piel) como solución a la usurpación de la identidad, al acceso seguro a un edificio, al acceso a un ordenador, al almacenamiento de expedientes médicos, a la lucha contra secuestros y a una gran variedad de aplicaciones de lo más variopintas. La implantación de chips RFID y su popularización es algo completamente pensado y programado. Las argucias de la élite están ideadas para permanecer ocultas y si no nos mantenemos bien despiertos caeremos en ellas una y otra vez. El cineasta y activista Aaron Russo no era un “conspiranoico”, la búsqueda del control mundial por parte de la élite es real. Un tiempo observando la actualidad bajo este nuevo punto de vista debería despertar tu conciencia acerca de ello.

Carlos Martín “Las alas de las hormigas” – 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: