Las alas de las hormigas

Una ventaja evolutiva

ventajaevolu

Debemos comprender que la evolución del ser humano es única. Ningún organismo vivo que conozcamos ha evolucionado a nuestra velocidad. Ninguno entre millones. Lejos de anotarnos ese tanto, seamos humildes y aceptemos que somos los protagonistas de esta película, pero no somos el director. Démosle un vistazo a nuestro ADN. Disponemos de ésta molécula en la totalidad de nuestro cuerpo, en un pelo, la saliva, la piel, los huesos, en todas las células que forman nuestro cuerpo, incluso las que se han desprendido. Nuestro cuerpo es un enorme depósito de estas moléculas de información y las encontramos también en el resto de seres vivos del planeta incluyendo a bacterias y microorganismos. Una bacteria que flota en el espacio dispone también de su propio ADN. La forma y precisión con que que el universo procede a la repartición de ésta información es abrumadora. El ADN posee 3.000 millones de bases (letras) pero si comparamos el ADN del chimpancé con el del Homo Sapiens hay tan solo 30 millones de bases diferenciales en los genomas de estas dos especies, la gran mayoría por descifrar. De hecho hasta hace muy poco sólo habíamos descifrado un 5% de la información que contiene el genoma, el otro 95% es lo que considerábamos basura genética. En Santa Cruz, California, el equipo de la Dra. Pollard descubrió un área exclusiva del Genoma Humano a la que llamaron HAR1 (Human Accelerated Region 1), un pedazo de ADN de 118 bases que viene jugando el papel principal  en “eso que nos hace humanos” desde que conclusiones del equipo fueron publicadas en la revista Nature, el año 2002. Comparando el área en varios vertebrados se ha comprobado que había evolucionado muy lentamente antes de la aparición del Homo Sapiens. Entre el gallo y el chimpancé solamente difieren 2 de las 118 bases mientras que entre humanos y chimpancés se encuentran 18 diferencias en un tiempo muchísimo menor. Los linajes de los dos primeros divergieron hace unos 300 millones de años y el de los segundos hace tan solo 6 millones de años. La Dtra. Pollard escribió: Durante cientos de millones de años una presión evolutiva impidió cambios significativos en esta área, sin embargo algo ocurrió que activó, apresuró y aligeró mutaciones importantes en la región. El mismo equipo identificó también otra área de evolución acelerada a la que llamó el gen FOXP2 y que ha sido identificada por otros grupos como parte importante de la evolución del habla. Científicos alemanes del Instituto Max Planck extrajeron ADN del fósil de un Homo Neanderthalensis y secuenciaron éste gen. Sus conclusiones aseguran que poseía la versión moderna. “Es posible que eso les permitiera enunciar tan bien como nosotros” explican. No obstante no se sabe si tenían el potencial cognoscitivo para elaborar un lenguaje complejo. ¿A qué son debidas estas mutaciones aceleradas en la evolución del ADN?. El científico británico Francis Crick, quién ayudó a descubrir la estructura del ADN, cree que los genes humanos no pudieron haber evolucionado de ésta forma sin ayuda. No cree posible que, en un período tan corto de tiempo, el ADN modificara accidentalmente su estructura. Es una molécula muy compleja. Crick nos dio esta analogía: La probabilidad de que la inteligencia humana haya alcanzado su estado actual solamente por procesos mecánicos aleatorios es más o menos igual a la probabilidad de que un huracán sople sobre un gigantesco depósito de chatarra y construya por accidente un Jumbo 747. Es imposible. Entonces ¿qué ocasionó estas aceleraciones o saltos evolutivos en nuestro ADN?. Podemos repasar las teorías de Lamarck, Darwin, Mendel, Dobzhansky o cualquiera de los biólogos reconocidos y descubriremos que todas ellas son paraguas con agujeros. El enfoque materialista de la ciencia ha fracasado de forma reconocida al explicar nuestra rápida evolución, negando lo que cada vez es mas obvio: que existen saltos macroevolutivos en la evolución del ADN universal. En la repartición de estos saltos, la especie humana ha sido claramente beneficiada.

 Carlos Martín “Las alas de las hormigas” – 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: