Las alas de las hormigas

Un paradigma tecnológico basado en el control

paradigma

La creatividad humana ha sido capaz de imaginar realidades futuras muy variadas y en casi todas ellas la tecnología ha jugado un papel importante. El género cultural al que llamamos “Ciencia Ficción” podría tranquilamente ser llamado “Ciencia de Futuro” porque pocas cosas hemos podido imaginar que no hayamos creado con el tiempo. Muchos conceptos tecnológicos han sido desarrollados incluso antes de ser considerados por la ciencia. Julio Verne en “De la Tierra a la Luna” (1865) describió cómo tres hombres eran lanzados desde Florida hacia la Luna y cien años después los astronautas del Apolo 11 partieron desde ese mismo punto. El escritor Hugo Gernsback describió detalladamente el radar en su novela “Ralph 124C 41+” (1911) antes de haber sido inventado y H.G. Wells predijo la energía nuclear y la utilización de la bomba atómica en una futura guerra con Alemania en “El mundo liberado” (1914). La Ciencia Ficción también ha especulado sobre la antimateria, los agujeros de gusano o la nanotecnología, antes de que lo hicieran los científicos. Observando la realidad desde ese punto de vista, debemos admitir que nuestra capacidad creativa es impresionante. Si con el tiempo creamos lo que imaginamos ¿por qué no hemos sido capaces de crear cosas tan relevantes como la cura contra el cáncer o una energía libre para todos?. La respuesta es muy sencilla: sí han sido creadas, pero no han visto la luz, al no responder a los intereses de la élite. En cambio, sí que podemos encontrar todos los días en la prensa especializada nuevos avances tecnológicos que nos introducen lentamente en un mundo cada vez más insostenible, en el que lo humano y lo natural desaparecen lentamente, auspiciando la manipulación y el control. La tecnología no está representando, como debería, el amor, la voluntad o la conciencia que el ser humano está destinado a crear en este mundo. Sólo representa el interés de los más poderosos, que ven la vida como una empresa de propiedad privada, la naturaleza como un almacén inagotable de recursos y el ser humano como una máquina a su servicio. Los avances en tecnología militar, control humano y manipulación genética son increíbles, pero nadie que tenga un mínimo de conciencia está interesado en dedicar su vida y sus impuestos a la investigación tecnológíca que se realiza en estos momentos. Eso es algo que sólo interesa a la élite, que engañando a líderes y científicos consigue su colaboración inconsciente en la creación de un ideal en el que todos y todo esté bajo su control. Un paradigma en el que se sustituirá al ser humano natural por otro  muy diferente, fusionado con la tecnología y muy fácil de controlar.

 Carlos Martín “Las alas de las hormigas” – 2013

Videoclip del tema All is full of love de Bjork, que transforma una bella melodía y una hermosa letra en un manifiesto transhumanista. “Confía en la tecnología, ella cuidará de ti”.

A %d blogueros les gusta esto: