Las alas de las hormigas

Perdiendo la soberanía alimentaria

control alimentos

En 1974, Henry Kissinger sugirió el uso de alimentos como un arma para inducir la reducción selectiva de la población, en un previamente clasificado informe de 200 páginas National Security Study Memorandum 200: Implications of Worldwide Population Growth for US Security and Overseas Interests. La táctica principal a ser aplicada era la retención de ayuda alimentaria en los países subdesarrollados, hasta que se presentasen políticas de control de la natalidad. Por lo tanto, la comida iba a ser utilizada como cualquier otro método de colonización para obligar a los países en desarrollo a aplicar las políticas deseadas por los controladores. En particular, esta táctica sólo funciona como un arma contundente en los territorios que soportan un severo colapso económico y con pocos recursos para la producción de alimentos. Hoy, sin embargo, la táctica se ha vuelto más compleja, llegando a ambicionar el control total de la producción alimentaria del planeta. Si nuestro mundo ofrece un recurso alimentario controlable, la élite lo centralizará en una de sus multinacionales. Si no es controlable, hará lo posible por eliminarlo. De esta forma, los estados pierden poco a poco su soberanía alimentaria.

Carlos Martín “Las alas de las hormigas” – 2013
A %d blogueros les gusta esto: