Las alas de las hormigas

¿Estamos siendo programados?

medios

Consideramos los medios de comunicación masivos como los portadores de la verdad, y confiamos ciegamente en ellos. Todos los días ojeamos el periódico o vemos los programas informativos de la televisión para enterarnos de lo que pasa en el mundo, pero… ¿es fiable la realidad que nos muestran? En los últimos años, esta duda ha empezado a arraigar profundamente en buena parte de la población. Aunque nadie en su sano juicio alimentaría la idea de que todo lo que exponen los medios es falso, sí podemos prestar atención a qué tipo de noticias nos brindan, observarlas y analizarlas. ¿Qué es lo más importante que está sucediendo en el planeta? El ponernos de acuerdo acerca de que es “importante” nos llevaría tiempo, pero digamos que hablamos de evolución, de lo mejor que pasa en el mundo, aquellos avances o situaciones positivas que nos ayudan como especie y como planeta a mejorar nuestra situación. Este tipo de información tiene el poder de motivarnos, de mejorarnos, de hacernos sentir más unidos, más capaces y más seguros. Lograría sin duda las mayores audiencias. Sin embargo, ¿hay algo de esto en los medios?. Pasan muchas cosas extraordinarias, positivas y llenas de amor en el mundo, ¿por qué no cobran importancia en los medios?, ¿qué vara de medir usan, al escoger la información?. Muchos hemos empezado a sospechar que existe una manipulación consciente en la elección y configuración de las noticias que los periódicos publican. En ellas, el tema principal es casi siempre el mismo y lo podemos englobar en una sola palabra: MIEDO. Ve al quiosco, escoge el periódico que prefieras y observa su portada. En nueve de cada diez ocasiones, el miedo se erigirá como su principal protagonista. Miedo, programación e información basura. Lo mismo se reproduce en el contenido televisivo, donde en los últimos años ha florecido una cantidad indecente de “reality shows” (programas realistas, si se los puede llamar así) que inundan nuestras pantallas mostrando lo más insustancial del ser humano. Pretenden vender su contenido como “la realidad que vivimos” y sí, su contenido es verídico, pero mayoritariamente refleja la peor de nuestras realidades. Superficialidad. Mediocridad. Inestabilidad emocional. División. Falta de entendimiento. Peligro. Desesperanza. Miedo. ¿Qué sentido tiene saturar la programación con un contenido así?. ¿Porqué no hay una amplia oferta de programas donde abunde el amor, la conexión, las nobles actitudes o los grandes descubrimientos científicos?, ¿Porqué no fomentar la colaboración y sí la competición? ¿Porqué no centrarse en un contenido ejemplar, que motive a las personas a dirigir su intención en una dirección positiva? Muchos dirán: “es lo que la gente quiere ver, lo que vende”. Me parece, a estas alturas, una postura muy inocente. No hay virus más difícil de combatir que una idea programada. Si esa idea se ha repetido hora tras hora, día tras día, año tras año, vida tras vida, constituirá irremediablemente nuestra realidad. PROGRAMACIÓN. CONTROL. Cuando estamos alegres, felices, en un buen momento, nuestras posibilidades aumentan, estamos bien de ánimo, nos queremos y creemos en nosotros. Nuestra voluntad crece. Nos expandimos. Por el contrario, cuando estamos tristes, amargados o nos sentimos mal, nos bloqueamos, desconfiamos de todo y de todos, incluso de nosotros mismos. Nos contraemos. CONTRACCIÓN y EXPANSIÓN son polos opuestos, como lo son el MIEDO y la VOLUNTAD. El miedo es el mayor contractor que existe. Inhibe la acción. ¿Qué parecen querer crear los medios?, ¿contracción o expansión?. ¿Cómo quieren que nos vayamos a dormir después de ver la programación nocturna?, ¿expandidos o contraídos?. ¿Cómo venderías la realidad si quisieras controlar a las masas?. ¿Les mostrarías su grandeza, su potencial, su poder creativo?. Nada de eso. Muy al contrario, pintarías un panorama desolador, un gran escenario de miedo, imposible de cambiar, donde nada tiene solución, porque el desastre va en aumento. Contraídos, nunca expandidos. PROGRAMACIÓN. CONTROL.

Carlos Martín “Las alas de las hormigas”- 2013

Un Comentario

  1. Be comfy with what you have on.The most crucial component in seeking fantastic in what you have on is feeling fantastic and comfy in it. A favorable mindset toward your dressing perception and correct screen of self-confidence by means of your clothes is incredibly crucial to surface trendy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: